Japón, un país más que tecnológico

Tenía pendiente escribir un post especial desde que llegué hace un mes de mis vacaciones en Japón, un país maravilloso en muchos aspectos.

Los japoneses buscan en todo lo que hacen, la perfección por ejemplo en la decoración de sus platos, en preparar un envoltorio de regalo, cuidar los jardines y paisajes urbanos, tienen un gusto exquisito por la moda, sus modales y educación por encima de todo lo que he visto en mi vida (hacen y respetan las colas en todo: metro, cajeros, tiendas…, el revisor del tren hace reverencia al entrar al vagón y salir… ni una papelera en la calle y todo impoluto) y llevan un orden extremo para todo, la puntualidad perfecta de sus transportes públicos es un claro ejemplo.

En resumen una mentalidad y cultura totalmente diferente a la mediterránea, en concreto la española, donde como punto positivo es que somos una cultura que ama la improvisación para casi todo y somos personas que expresamos nuestras emociones y sentimientos sin pudor algo que en Japón no está bien visto.

Con lo que respecta a lo que este post va titulado, todos sabemos que Japón es un país altamente tecnológico. En robótica sobrepasan a muchas naciones, no solo en la industrial donde se encuentra entre los líderes en I+D+i, también en los robots “humanoides” algunos altamente logrados o el modelo Pepper, que asisten e informan en tiendas a los clientes y que es capaz hasta de analizar expresiones faciales o tu estado de ánimo. Y otros un poco más “locos” como es un el gran robot Gundam de 18 metros ubicado en el centro comercial Diver City, en la isla artificial de Odaiba.

En transportes también hace años van con ventaja sobre todo respecto al tren, primero con Shinkansen y ahora con el Maglev que levita. Pude recorrer sin problema diversas ciudades; comodidad y puntualidad como ninguna antes había conocido. Las estaciones son enormes intercambiadores de diversas líneas, donde además los usuarios pueden encontrar miles de tiendas para poder hacer sus compras. Podéis imaginaros la de miles de ciudadanos que usan este transporte pero creerme…no encontré como en otras ciudades gente corriendo, bajando las escaleras o estresada porque pierden el tren.

img_4814Hablando de trenes, en la mencionada isla de Odaiba está la línea de metro Yurikamone que a los turistas nos deja impresionados porque son trenes que van por railes elevados y son automáticos  es decir, no tienen conductor y si te pones en primera fila (y si no tienes vértigo) podrás disfrutar de unas impresionantes vistas de la bahía de Japón.

Os recomiendo si viajáis al país nipon sacar el bono turista (rail pass) que te permite coger infinidad de líneas de tren y recorrer el país sin problemas durante vuestro viaje, y además la app hyperdia donde puedes consultar en tiempo real cuando es el próximo tren, que cambios de líneas necesitas para llegar a un punto e incluso cruza datos de todos los medios de transporte que quieras consultar: avión, metro, barcos… Algo que veo altamente complejo de desarrollar pero creerme funciona estupendamente y te salvará de perder mucho tiempo.

Como curiosidad y tras observar a los viajeros de metro, los japoneses por supuesto son adictos al móvil, la mayoría con iPhone donde su aplicación de mensajería y voz por excelencia es Line conocida en Europa pero mucho menos popular, y yo creo que ellos la usan más por los iconitos ya que allí les encanta todo lo que tenga dibujos jeje.

japan-digital-vending-machine-tokyoOtra curiosidad tecnológica que pude observar en estaciones y calles son las nuevas máquinas expendedoras digitales. Allí hay máquinas expendedoras por todas partes (según he leído 1 por cada 23 habitantes) pero estas nuevas se pueden usar a través de smartphone y te dan información nutricional de las bebidas y hasta información meteorológica. También las tradicionales ofrecen conexión wifi durante 30min. sin necesidad de registrarse ni comprar, aunque en muchos otros puntos tienes wifi gratuito y de alta velocidad de verdad… En este vídeo puedes ver una de las nuevas máquinas de vending digitales.

Por supuesto mencionar las miles de tiendas que hay por todos sitios en especial en Tokio, tiendas de ropa (el 80% de marcas de lujo) restaurantes, pastelerías (del nivel de Paris), edificios enteros dedicados a decoración, papelería, gadgets y edificios de multinacionales tecnológicas como el de Sony en Ginza, donde pude ver las últimas novedades en domótica, realidad virtual, fotografía, tejidos y materiales tecnológicos y la posibilidad de probar y comprar productos Sony que aún no han llegado al mercado europeo.

Para finalizar este post, donde podría hablar largo y tendido de este país y de todo lo que me ha llamado la atención…y tras 20 días en Japón me he quedado con ganas de seguir viviendo y descubriendo curiosidades de esta cultura que combina lo más tradicional con lo más moderno y tecnológico. Donde para que todo funcione tal y como he visto, a la perfección, influye tanto su manera de ser y vivir así como la inversión que se realiza en el desarrollo e investigación para seguir creciendo y siendo pioneros en tecnología.

Apuntaremos en la agenda de viajes “volver en unos años”  🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s